Actualidad


Sergio García aún tiene cosas que decir en el US Open

Cuenta con alguna opción remota de conquistar el segundo Grande de la temporada

Sergio García (+5) firmó una buena vuelta de 71 golpes en la jornada del movimiento del US Open que se está disputando en el Olympic Club de San Francisco. El jugador español se mantiene entre los veinte primeros clasificados (puesto 18º) y con alguna opción remota de conquistar el segundo Grande de la temporada. Es cierto que no será una empresa fácil, ya que hay muchos jugadores por delante, pero las matemáticas dicen que no es imposible.

El jugador de Borriol se encuentra a seis golpes de la cabeza, compartida por dos ‘perros de presa’ como Graeme McDowell y Jim Furyk, curiosamente los dos compañeros de partido de García en las dos primeras rondas del US Open. No es más que una casualidad, aunque, eso sí, con su puntito de crueldad. El tercer puesto, ocupado por Fredrik Jacobson, está a cuatro golpes. No es una distancia insalvable. Todo apunta a que este US Open se ganará con un total de par o +1, siempre y cuando, claro, la USGA mantenga las mismas condiciones de juego.

Sergio apuntó ayer a mucho más durante la tercera vuelta, sobre todo al inicio. Comenzó desplegando un juego muy sólido. Fue un reloj de tee a green. De hecho, apenas falló dos tiros, en el 3 y en el 7, en sus primeros trece hoyos. El único lunar es que no pudo traducirlo en birdies. Tiró buenos putts de dos, tres y cuatro metros, pero sólo entró el del hoyo 11. El resto fue esquivo.

Tanta oportunidad en el limbo terminó por desesperar a Sergio García. Sentía que el US Open se le escurría entre los dedos y su juego también empezó a resentirse. Hizo dos bogeys en el 14 y en el 16, en ambos casos tras fallar la salida. El del 16, de hecho, fue un buen bogey tras meter un gran putt de 2,5 metros.

Terminó con un birdie sensacional en el hoyo 18 que le permite reengancharse al torneo. Son las cosas que tiene este deporte. Después de que se escaparan tantas opciones de birdie, tuvo que embocar un complicadísimo approach desde el rough para ganarle un golpe al campo, y eso que la posición de la bola tenía más sabor a bogey que otra cosa.

Sergio saldrá a jugar el domingo a partir de las 22.30 (hora peninsular española) junto a Justin Rose, un partido por delante de Harrington y dos por delante de Tiger Woods, sin duda, la gran decepción de la jornada de ayer tras hacer 75 golpes.

English EN Spanish ES